Redes: “El cerebro masculino”

“El cerebro masculino”, otro capítulo del programa Redes, de Eduard Punset con la colaboración de la neurobióloga Louann Brizendine, que me ha parecido muy interesante y me ha llamado la atención en varios aspectos.

En mi vida, por diferentes cuestiones, siempre me he rodeado de muchos más chicos que de chicas, he tenido más amigos porque siempre he conectado mejor con ellos, tanto de forma personal como de aficiones.

Pero una se va haciendo mayor y se empieza a cuestionar por qué tienen ciertos comportamientos, por qué son tan “simplones”, por qué “carecen de sentimientos” o por qué tienen que ser tan brutos con los comentarios/actuaciones hacia/con el género femenino (sí, me refiero a la hora de piropear, comentar o ligar). Este último tema siempre me ha repateado (y repatea) mucho, nadie es un trozo de carne al que mirar y no me gusta que una persona sea solo una serie de adjetivos. Defensora de causas perdidas… en fin, esto es otro tema.

Un día un amigo me dijo que era todo cuestiones cerebrales, que hombres y mujeres son diferentes y que ellos no ven que su comportamiento sea el erróneo, ellos no nos entienden (al igual que nosotras tampoco a ellos). Entendí lo que me decía e intenté asimilarlo pero no acabé muy contenta con esa explicación ya que la argumentación “yo soy así y no puedo cambiar” no me sirve como excusa.

En este capítulo se ve que lo que decía mi amigo más o menos tiene razón, aunque, de nuevo digo, no lo veo como excusa. Hay varias apreciaciones que me han llamado la atención enormemente. Echadle un vistazo al capítulo, merece la pena.

Una última cosa. Tras ver el vídeo me vino a la cabeza el #concepto ¿Osito o Tigre? que un día nombré en un post, un término que salió una noche de jueves en la que necesitaba urgentemente un abrazo. Sin duda, los cambios de niveles de testosterona podrían explicar muy bien este concepto. ¿Será que ya necesito la versión adulta de osito?

*** Actualización: Parece que el vídeo embebido no funciona bien pero si vais directamente a la web en RTVE (este link) podéis verlo. ¡Mil perdones!

El cerebro del feto es unisex hasta las 8 semanas de gestación.

La vida de todo ser humano empieza como hembra.

Los hombres pasan antes a la resolución pasando por alto la etapa de análisis de los sentimientos del otro.

El cerebro del hombre se vuelve más receptivo al afecto y menos agresivo, en pocas palabras, más femenino.

El cerebro de las mujeres tiene más neuronas espejo, lo que se denomina empatía emocional. Es el sistema que se activa si te miro y estás sintiendo una emoción. (…) Mi neuronas espejo reflejarán tu expresión y le dirán a mi cerebro lo que estás sintiendo. (…) Las mujeres experimentamos lo que se denomina contagio emocional.

Los hombres tienen a recurrir al sistema de neuronas espejo brevemente y luego pasan al sistema de las uniones temporoparietales que es el sistema de la empatía cognitiva, la que busca una solución.

4 thoughts on “Redes: “El cerebro masculino”

  1. De todas las maneras, aunque sea las pruebas, lo sigo viendo como argumento de excusa y lo utilizáis como arma…
    A mi no me engaña… de la misma forma que cuando una mujer está rara no suele decir “tengo excusa, estoy en mis días”

  2. Uff!Complicado tema. Llevamos toda nuestra existencia tratando de entendernos.
    ¿Y qué hay de aquellos que sólo se ntienden con su madre y ELLA es el único ideal de mujer?Creo que había una figura mitológica para esto, pero no recuerdo el nombre….varones que nacen exclusivamente para dorar a su madres….

  3. Ya se a que te refieres :)
    Es el Complejo de Edipo (aunque Freud sostenía que no solo era admiración sino que también atractivo sexual (aunque ya sabes que este hombre todo lo llevaba al sexo xD)).

    Sinceramente ese tipo de hombres tienen un problema psicológico porque pierden su condición de persona independiente. Realmente culpa de las madres… Pero es curioso como hay más casos de niños “enmadrados” que de niñas “empadradas”, no? ;)

    Ha sido un buen apunte Conchic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *