(Alguna & Ninguna) Decisión

(Alguna & Ninguna) Decisión

Alguna decisión es mejor que ninguna decisión.
Eso dice el consejo #diecinueve del libro “Be Happy”. Y, sí, coincido.

Típica conversación que empieza de la nada y acaba con ciertas frases que te hacen pensar, cuestionarte sobre de la vida y, principalmente, sobre las decisiones. Será que nos hacemos mayores y pasamos a ver las cosas como adultos, como algo real, complejo y finito.

La vida consiste en una serie de pequeñas decisiones que tomamos diariamente, como detalles cotidianos. Algunas serán insignificantes y otras nos lo parecerán individualmente pero juntas pueden cambiarnos la vida, pueden variar nuestra dirección. Por tanto, estas pequeñas decisiones son, una a una, importantes.

Entonces cada decisión implica un cambio de dirección inesperado o forzado porque queremos que nos lleve a un sueño, a un futuro mejor, a un futuro mas feliz. Sea como sea, es un camino nuevo.

Esto me hace pensar que toda una vida puede cambiar por una decisión aparentemente pequeña. Estas decisiones tienen un propósito, ya sea: inconsciente, consciente, a corto o a largo plazo. Todo lo que hacemos tiene un propósito.

Cuestiónate y decide

¿Tengo ahora mismo todo lo que me merezco? ¿Hasta qué punto te sientes satisfecho ahora mismo con tu vida?

He tenido dos momentos importantes en mi vida en donde me lo cuestioné. La pregunta no es compleja pero el pensamiento que suscita sí.

En uno de esos momentos estaba en la cafetería de la universidad: café, bolígrafos de colores y un folio en blanco. De ahí tenía que salir con una idea definida, con una decisión tomada. Una cosa tenía clara: necesitaba un cambio.

Me dibujé un árbol de decisión (sí, la parte “ingenieril” la tenía), alternativas, diferentes caminos, pros y contras, objetivos, posibles consecuencias, etc. Tomé una decisión.

Todo esto no implica que no vayas a tener alguna duda o miedos. Pero principalmente es coger el camino con ganas y llegar hasta el objetivo que tu dirección marca, partir del nodo raíz hasta llegar a la hoja, porque así lo has decido.

¿Y cuándo llega el momento de decidir? Llega ese momento cuando tiene que llegar, no lo fuerces. Inmediatamente hay algo que te dice “Hasta aquí. Ya. Ahora.” y simplemente sientes que hay que hacerlo. Tomar una decisión no es fácil, actuar es algo muy valiente. Cambia. Arriésgate. Atrévete.

Vida caprichosa

Ahora es cuando la parte caprichosa de la vida te pregunta: ¿y qué hubiera pasado si no hubieras tomado ese camino? ¿y si no hubieras seguido en la universidad? ¿estarías como ahora? Obviamente no.

Las respuestas a estas preguntas no las tenemos ni las tendremos así que no merece la pena gastar tiempo en ellas. Tendrías cosas diferentes, ni mejores ni peores.

Y con esas pequeñas decisiones cotidianas pasa igual: ¿y si no hubiera ido a esa cafetería? ¿y si no le hubiera saludado? ¿y si no me hubiera atrevido?

Frente a decisiones tomadas nunca hay que arrepentirse. El fracaso no existe, solo existen resultados que no esperábamos. De la misma forma no tenemos que darle una importancia cósmica a todos los acontecimientos de la vida. No le demos tantos mareos al coco, las cosas no son tan complejas aunque nos guste complicarlas.

Piensa en el hoy. ¿Hoy estás bien? Sí/No, actúa.
Cada vez estoy mas segura, agradecida y orgullosa de las decisiones que tomé. ¿Por qué? Porque hoy me siento bien y principalmente porque pensé en mi.

Y lo mejor: la vida es caprichosa, da mil vueltas y eso la hace divertida e inesperada. Si hace 3 meses me hubieran dicho cómo es mi vida ahora no me lo hubiera creído en absoluto.

Pensamientos tontos de un comienzo de semana.

7 thoughts on “(Alguna & Ninguna) Decisión

  1. Quien no se arriesga, no llegará a saber si pudo haber salido victorioso. Lo que está claro es que nadie va a hacer las cosas por nosotros, nadie se va a mover en nuestro lugar. Pecamos de “necesitar” el apoyo de los demás par dar pasos.
    Y sí, no merecen la pena esos quebraderos de cabeza que nos damos:”que hubiera pasado si…”
    Yo me he engañado muchas veces con esa falsa necesidad. Ahora ya sé que sólo haré lo que yo me empeñe en hacer, para bien o para mal. Es lo que tiene hacerse mayor.

    • Supongo que es hacerse mayor y sabio por las experiencias. Ese “necesitar” el apoyo estoy totalmente de acuerdo, sólo buscamos excusarnos y que nos digan que lo que hacemos está bien pero sólo por inseguridad.

  2. Hola CyN!

    Me ha gustado mucho este post. Precisamente el otro día lo hablaba con una amiga que llega un punto en la vida, ante cualquier situación, en la que notas que se está quedando congelada y la mejor estrategia es actuar, para bien o para mal, pero actuar.

    PD: Creo que es la primera vez en mi vida que comento un post de un blog. Actué!

  3. Uf, esa sensación de congelación es un punto de inflexión importante: que avancen las cosas, hacia delante o hacia atrás, pero que cambien.

    ¿El primer comentario en un blog? wow! xD
    ¡Pues me alegra tu actuación! Gracias :)

  4. Me alegro mucho de que ahora te sientas bien y hayas actuado a tiempo. Está claro que si no estás agusto totalmente con tu vida hay que darle un giro y por cierto, las locuras también son necesarias de vez en cuando (aunque siempre con un poco de cabeza),jajaja…
    Por cierto, yo también he tenido esa sensación de cambio más de una y mas de dos vez en mi vida y bueno, la mayoría de las veces he realizado ese cambio que necesitaba, aunque otras no, me he aguantado porque creía que los daños colaterales iban a ser mayores que mi satisfacción personal, en fín no se si me entiendes…
    Joer, por cierto, me ha gustado mucho tu post. Siempre por aqui con tus reflexiones personales que le hacen pensar a una :D
    Un saludo Cyn!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *