Bienvenidos al arte de la incomodidad

Confieso que los dos únicos contactos que he tenido con el blog, tras el último post en 2015, fueron las renovaciones del dominio. En ambas veces lo hice con afán de retomarlo y no fue así. En mi defensa diré que tenía dos borradores como intento de comenzar a escribir (los cuales ni recordaba). Tras este tiempo me pregunto, ¿sigue de moda esto de las bitácoras?

¿SIGUE DE MODA ESTO DE LAS BITÁCORAS?

Hace más de 10 años comencé a escribir en mi primer blog. Soy consciente que siempre he contado mis frivolidades y tampoco he aportado mucho a la sociedad pero el cuaderno de bitácora es eso, un libro que relataba la vida y las experiencias de una persona en particular. He cuestionado qué hacía con mi huella digital, ¿borro todo y comienzo a forjar “mi yo serio y profesional”? No, no va conmigo. Prefiero respetar los post de mi pasado. Ya lo decía Ortega y Gasset en Meditaciones del Quijote: «Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo»

Bienvenidos al arte de la incomodidad

El sitio en donde cuento mis personales y profesionales idas de pelota. Siguiendo el cuaderno de bitácora histórico y el perchero que te da la bienvenida a mi casa… Welcome aboard, marineros!

¿Hacemos una porra sobre cuánto voy a durar? Señores, hagan juego.

 

El sueño del caracol fue una mentira

caracol

Volvía a casa por mi camino habitual y me topé con esto. Reconozco que este arte urbano me encanta porque tiene su magia, es como una pista con su significado oculto a descifrar. Posiblemente sea de las pocas personas que le ven cierto encanto a estos actos de vandalismo.

Hace tiempo, de camino a la universidad, me encontré una gran pintada en el suelo que decía: “19, mi vida sin ti no tiene sentido. Lo siento. Te amo.”. Fue un momento wow que todavía recuerdo (otro diecinueve más).

El sueño del caracol fue una mentira

Soy una mujer curiosa y quería saber más. Hice una búsqueda sobre la frase (con no mucha esperanza) y encontré algo.

Existe un cortometraje español llamado “El sueño del caracol”, escrito y dirigido por Iván Sáinz-Pardo en 2001, el cual se ha llevado más de 40 premios internacionales. Este corto narra la relación de una pareja que se enamora a primera vista pero nunca tuvieron el valor de dirigirse la palabra, su único medio de comunicación es mediante los libros que ella compra en la librería en donde él trabaja.

Una historia de amor fantasioso con un emotivo final. El corto está en alemán pero la música es de Amaral. Espero que esta combinación tan letal os genere todavía más curiosidad para verlo.

¿Tendrá alguna relación? No lo sé… Cosas especiales que puedes encontrar sólo por ponerle la magia a cada detalle de la vida diaria :)


¿Cuántos días necesitas para ser 100 días feliz?

Hace unos meses me propuse realizar el reto #100HappyDays, consistía en publicar una fotografía durante los 100 días siguientes, todo ello para tener conciencia de lo poco que valoramos los pequeños momentos.

El reto en sí no es difícil pero tras haberlo completado tengo unas conclusiones:

  • He tenido momentos muy felices que no he fotografiado porque el simple hecho de hacerlo le quitaba la magia al momento.
  • Hay días que he sido polifeliz, es decir, diferentes momentos de felicidad en un mismo día y eso hay que contemplarlo.
  • De la misma manera, he tenido varios días con un mismo momento feliz.
  • No todos los días es un buen día. Por mucho que tu rollo sea el happy flower y des gracias por existir (ya sabéis, siempre puede ir todo a peor) hay momentos que no quieres ser feliz. El día de mierda es así y punto.

Todas estas conclusiones me han hecho llegar a una variación del reto mucho más interesante: ¿cuántos días necesitas para ser 100 días feliz? Mi reto comenzó el 19 de enero y he necesitado 144 días para completarlo.

El 71% de las personas inscritas al reto abandona alegando “falta de tiempo”. ¿Y si  en vez de forzar a poner todos los días una foto la pones cuando realmente lo sientas? Incluso podríamos sacar una pseudo métrica.

La imagen es la colección de fotos subidas a Instagram (@icynthia) #CynHappyDays, como veis, el número no cuadra por lo anteriormente descrito.

Os reto: ¿cuántos días necesitas para ser 100 días feliz?


Día 100/ CXMeeting. Banda sonora/ AC/DC – Thunderstruck

Reto #100HappyDays

feliz

¿Puedes ser feliz 100 días seguidos? Reto #100HappyDays
He conocido esta curiosa iniciativa por el blog de MissTechin.

El reto es sencillo, publicar durante 100 días una fotografía que te haga feliz. Todo ello para tener conciencia de la velocidad de nuestra vida diaria, el tiempo invertido en disfrutar y lo poco que valoramos los pequeños momentos. Un dato: el 71% de las personas inscritas lo abandona alegando “falta de tiempo”.

¿Conseguiré ser más feliz? No lo sé, pero sí que me motiva ser capaz de realizar 100 días seguidos “algo”. ¿Compromiso le llaman? :)

La primera foto se la dedico a este día tan injustamente catalogado como #BlueMonday porque hoy no es nada blue, han comenzado varios retos para mi y encima es diecinueve. Las fotos las publicaré en mi Instagram (@iCynthia) con el tag #CynHappyDays.

Día 1/ BlueMonday. Banda sonora/ Diecinueve – Maga (versión Iván Ferreiro)

Una foto publicada por Cynhtia GL (@icynthia) el

Renovarse o morir

Renovarse

¿Renovarse o morir?

Eso es lo que me pregunté cuando caducó el hosting del blog. Había algo que no me convencía y frente a eso hay dos alternativas:

Uno. Te deshaces de algo y se acabó.
Dos. Te molestas en transformar y en cambiar.

Decidí renovar pero necesitaba un cambio. El primer paso fue modificar radicalmente la estética del blog, a veces hay que mimarse socialmente. Lo hice. El segundo era volver a coger hábito de escritura. Bien, esto sucedió en junio y el primer post que escribo es para dar la bienvenida a diciembre.

La excusa fácil es decir que no he tenido tiempo pero realmente se trata de prioridades. Es cierto que llevo un año muy movido y con mucho trabajo en los últimos meses, pero sigue siendo una excusa.

 

Cómo afrontar la vuelta y la vida

Hace un tiempo mi amiga Cris escribía sobre Cómo afrontar la vuelta y la vida y en su consejo “Busca un momento para ti” me nombraba. La verdad es que no soy el mejor ejemplo ya que suelo desconectar cuando llego a ese punto de inflexión en el que no puedo más y exploto. Otro de sus consejos proponía empezar un proyecto personal y eso me hizo pensar.

He elegido que mi proyecto personal sea yo misma.
Gritad al unísono: ¡ególatra!

¿No puede ser cuidar de nosotros mismos un proyecto personal? Dedicar esos 20 minutos diarios para ti, hacer vida familiar sin tener que volver pronto a casa para acabar tareas un domingo a última hora, ver a esos amigos que están en tu lista de To-Do, irte a tomar unas tapas cualquier día de la semana de-porque-sí, escribir en ese blog que llevas meses sin actualizar, acabar de una vez el último libro de Murakami, etc.

Hace unas semanas me dijeron que no querían que me ahogara. Creo que era ya demasiado tarde. Hay que escucharse a uno mismo porque a veces estamos gritando.

20min para ti
 

¿Practicar el arte de la incomodidad?

Ese es el subtítulo de mi blog. En este tiempo me he encontrando repitiendo esta frase en bastantes ocasiones y, la verdad, me gusta. Podéis ver en mi descripción una serie de máximas, dedicaré un post para explicar cada una de ellas.

 

Demos el pistoletazo de salida, ¿quién se apunta al cambio?
Hacía los demás y hacía nosotros mismos.